Profundizando en la Reprogramación Cuántica

Profundizando en la Reprogramación Cuántica

Escudo piramidal doble

ProcedimientosPosted by Marc Wed, March 04, 2015 23:30:50
Existen varios tipos de entidades extrafísicas que pueden interferir con nuestro campo energético (o aura para entendernos). Larvas astrales, gente fallecida que ha quedado anclada a nuestro plano, y los seres de vibración de bajo astral (hay quien llama "demonios" a algunos de ellos). Todas estas conciencias pueden (y suelen) pegarse al campo energético de las personas, alimentándose de su bioenergía (la energía fabricada por las células de su cuerpo), como resultado la persona puede sentirse más cansada, sentir miedo, rabia, frustración... estas entidades suelen acoplarse por afinidad en base a aspectos emocionales negativos. Por ejemplo: una persona frustrada con un tema concreto, puede llevar pegadas a personas muertas que tenían una frustración en ese tema concreto.

No es que los muertos "sean malos", simplemente no son conscientes de lo que están haciendo o simplemente no tienen otra opción para no sentirse agotados y mal. Y como resultado de ese acoplamiento, esa negatividad propia nuestra se ve amplificada por la negatividad externa del otro ser no físico que nos influye. Evidentemente, la gran mayoría de las personas no son conscientes de estas cosas: simplemente notan que están enfadadas, tristes, cansadas...

Además de desenganchar a estos seres y mandarlos a la luz para que puedan seguir su camino evolutivo, los guías nos enseñaron una poderosa técnica defensiva.

Se trata de una muy compleja barrera que impide a todas estas entidades pegarse a nuestro campo energético. No siempre puede ponerse dicha barrera, solo cuando es permitido y requerido (los muertos no son "malos" a los que repeler, son consciencias y como tales necesitan ayuda, y permitir que usen nuestra energía no deja de ser un acto de amor. Sin embargo hay personas mas vulnerables o sensibles emocionalmente que podrían desestabilizarse demasiado por estos seres, otras con misiones vitales asistenciales que los guías prefieren que no sean interferidas, personas que están viviendo momentos vitales clave, personas que han recibido ataques por parte de magos negros (magia negra)... los casos en los que se permite el uso de esta barrera en realidad son muchos.

La barrera consiste en 2 pirámides, una apuntando hacia arriba y otra apuntando hacia abajo. Unidas. Y la persona va inserida dentro. Del vórtice de la pirámide superior llega una conexión dorada de arrriba hacia la coronilla de la persona, y del vórtice inferior de la otra pirámide llega una conexión telúrica de color azul pálido con el planeta Tierra hacia el primer chakra de la persona. El tercer chakra (el centro del cuerpo de la persona) queda alineado entre las 2 piramides, en el punto donde se juntan los dos haces de luz).

Las pirámides se crean mediante la reprogramación cuántica con la asistencia de guias, y poseen multiples capas, cada una con una funcionalidad diferente (hay una capa que disimula la energía, otra similar a un espejo que hace que el campo energético pase inadvertido, otra similar a una roca porosa, otra metálica, otras de luz... ) y al final todas las capas se fusionan mediante la intervención de guías de alto nivel fusionándose en una sola capa transparente.

No todas las protecciones son iguales, existen variaciones de una persona a otra (a algunas personas se les coloca cuarzo extrafisico en la piramide inferior, otras refuerzos en los angulos... depende). Conforme vamos poniendo capas, los guias nos van indicando simultáneamente la duración estimada de la protección. Se coloca también, a veces, un liquido energético sutil dentro de la pirámide.

En promedio la defensa suele tener una duración de unos 4-5 años, aunque a veces con 1 o 2 años de barrera ha sido suficiente y otras las barreras tienen una duración de 8 años o más).

En todos los casos, la ventaja de estas barreras es que no aislan a las personas como pasa con la mayoría de barreras energéticas. La energía sigue fluyendo libremente (pueden recibir curación, curar, notar la energía ambiental), simplemente que los cuerpos extrafísicos de baja vibración ya no son capaces de adherirse a las personas con protección. Son barreras complejas que filtran solo a un determinado tipo de vibraciones y seres. Muy poderosas y a la vez flexibles.